Arie Salud
ARIE - Programa Buscando un Amigo

Mediante el Programa Buscando un Amigo la institución subvenciona terapias especializadas, exámenes de ayuda diagnostica y ayudas biomecánicas a los niños de escasos recursos económicos provenientes de áreas deprimidas de la ciudad.

Anualmente se proporciona un promedio de 7,000 atenciones a los niños beneficiados. A lo largo de los años el programa ha permitido a personas y empresas generosas dar un apoyo solidario a muchos niños y sus familias que de otra manera no hubieran podido afrontar el costo de tratamiento.

Si deseas ser parte de este programa haz click aquí

Ver Testimonio

El 12 de Mayo del 2004 la joven que vivía tranquilamente con su hermana y sobrinos en el Distrito de Villa El Salvador encuentra en la puerta de su sencilla vivienda a un bebé en una caja, la sorpresa fue mayúscula y el amor a primera. Ella recordó su propia situación de vida, cuando a los 12 años perdió a su madre y quedó al cuidado de su hermana. Le prodigó todos los cuidados necesarios para un bebe, sin embargo con el pasar de los meses se dio cuenta de que algo no andaba bien pues no desarrollaba igual que los otros niños de su edad.

Desde entonces se dedicó a averiguar qué ocurría con Jorgito. En uno de los hospitales a los que lo llevó le dieron el diagnóstico, pero no le explicaron las consecuencias. Presentaba hidrocefalia y un retraso del desarrollo psicomotor.

Anduvo por diversas instituciones de salud, hasta que alguien le recomendó a ARIE, en donde inició su proceso de rehabilitación a plenitud. A partir de entonces la madre pudo ver con satisfacción los avances que lograba su Jorge, los primeros movimientos significativos, el poder sentarse, tomar su biberón, el dar sus primeros pasos, las primeras palabras y el poder pedir sus alimentos, lo que iba gratificando a la madre conforme el niño iba creciendo.

Actualmente, Jorgito tiene 4 años. Si bien aún es lento en sus movimientos y necesita mejorar su lenguaje, los avances son grandes y en base a ellos Jorge ha podido ser aceptado en un colegio de educación regular, donde integra un aula con 15 niños, en la que cuenta con el apoyo de la profesora y compañeros de clase, y en la que se hace querer, pues es un niño con una permanente sonrisa y muy observador.

Jorge continúa en ARIE pues debe recibir terapias que le seguirán ayudando en su proceso de rehabilitación. Dada su situación económica, ha venido siendo apoyado por el Programa Buscando un Amigo, gracias al cual ha podido llevar las terapias que necesita, por lo que la madre se encuentra sumamente agradecida, ya que siente que en ARIE ha encontrado no solo la ayuda profesional, sino las personas que humanamente la están acompañando en este avanzar de vida de Jorge.